Cuando el espíritu experimenta lo que el otro siente, crea una conexión con él, lo entiende, lo ayuda y lo comprende.